sábado, 18 de agosto de 2012

COMER POR SIGLOS

Un repasito a algunas recetas de cocina a lo largo de los siglos. Se suplican comentarios (sobre todo sobre los resultados una vez puestas en práctica).

LA HIDROMIEL. Es sin duda la bebida alcoholica más antigua y que más largamente se ha consumido en todas las épocas de la historia.

 Para preparar una cantidad de un litro, se necesita:

1 litro de agua purificada (hay que hervirla)
500 gr de miel
Levadura (una cucharada de te)

Preparación:

Mezclamos bien el agua con la miel hasta que forme un color ámbar, después debemos agregar la levadura y revolver muy bien. Luego con un embudo pasar la mezcla a una botella. Recomiendo que la botella sea de 1 litro y medio o 2 litros.
Después agitar bien fuerte la botella y dejar al calor.
Cada día revisar la formación de Co2, abriendo la botella he ir alternando los lugares entre un lugar muy calido, luego uno templado y uno frió.
Cuando se tenga la cantidad de alcohol deseado, en una semana aprox. Dejar en el refrigerador por 2 horas para luego servir.   Ojo, al parecer entra que no veas, pero las resacas son brutales.     


 LOS ROMANOS. Unos artistas. Ahí va un postrecito.

versatilis Patina dulcis vicio

Ingredientes: 100 g de piñones, 100 g de nueces, 200 g de higos, 100 g de algarrobo, 5 cucharadas de miel, un poco de pimienta, 300 g de harina, leche, 2 huevos, vino dulce, papel vegetal



Preparación: Freír los piñones y las nueces y moler todo junto con higos secos y algarrobo. Agregar la miel, la pimienta, la harina, la leche y los huevos con un poco de vino dulce, amásalo y forma las galletas.  Seca el pastel en papel de horno, y cocer en el horno a fuego lento.

 

LOS VISIGODOS. Ya se sabe, un poco más brutitos los hombres, hasta para el comer.


Potaje de Frutos Secos

100 gr. de miel, 200 gr. de almendras peladas, 150 gr. de bellotas peladas, 200 gr. de castañas peladas, 3 dl de sidra natural, canela en rama y azafrán

Poner en una cazuela al fuego la canela, las almendras, bellotas, castañas y la sidra a cocer. Añadir el azafrán y la miel. Hay que tener cuidado de que no falte líquido echándole más sidra. Se debe consumir caliente.



   LOS ÁRABES. Estos si que comián bien (y lo siguen haciendo).   

Zabarbada

250 gramos de queso fresco (ricotta, requesón etc)
2 cebollas medianas (mejor de tipo "Figueres", es decir, moradas)
1 cucharada de cilantro picado
1 cucharadita de canela en polvo
1 cucharadita de comino
Media cucharadita de pimienta negra picada
Media cucharadita de sal
2 cucharadas aceite virgen extra de oliva
1 cucharada agua filtrada o embotellada
1 huevo
3 cucharadas de harina de repostería

Mezclamos todos los componentes (excepto el huevo y la harina) en una cazuela a fuego medio durante unos cinco minutos. Se tiene que estar removiendo constantemente para que se forme una especie de crema homogénea. Entonces se retira del fuego para incorporar inmediatamente el huevo y la harina. Removemos con fuerza para mezclar y ya está listo para consumir. También es posible freir primero la cebolla en el aceite para luego añadir el queso. De esta manera ablandamos la cebolla que pasa más desapercibida. Digo esto por si os molesta su presencia.
Se sirve en un plato hondo, con un poco de aceite de oliva y se consume mojando pan pita en el aceite y la crema. 

 

BAJA LA EDAD MEDIA. Ya se sabe tiempo de mozarabes, judios y cristianos, de conquistas y reconquistas. Ahí va Una de tradición sefardí.  

Almodrote de berenjenas
2 berenjenas
2 cebollas grandes
200 grs de queso de cabra
3 huevos duros
Una oblea de pan ácimo, o la miga de pan de medio pan candeal.
Aceite, sal y comino
1. Este plato debe hacerse con rescoldos y cenizas o bien sobre una parrilla, pero en cualquier caso con fuego de leña para que las berenjenas tomen algo de sabor a humo. Deben asarse lentamente hasta que estén blanditas, luego se pelan y se cortan en tiras.
2. Con las cebollas se procede del mismo modo y en una fuente de barro se ponen ambos productos que deben estar muy blandos.
3. Se añaden los huevos duros picados, la oblea de pan ácimo partida en esquinas pequeñas, y el queso desmenuzado, se aliña con aceite de oliva crudo, sal, limón o vinagre y comino.
4. Ya está listo para comer pero en el Pesah se come como plato fuerte y para eso se extiende en una bandeja untada de aceite, se cubre de huevo crudo batido y queso rallado, y se mete al horno durante una hora, de esa forma se consolida como si fuese una moussaka y se come como tal, o sea partiendo trozos que se sirven como raciones individuales en vez de ir cogiendo de una fuente común como si fuese una ensalada.



Y por último, lo que comía DON QUIJOTE DE LA MANCHA. Más adelante no sigo, que la cosa se lía con patatas, tomates, pimientos y peor aún con la mantequilla y los franceses. 
Tal como nos dice, el Quijote comía:  «Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lantejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda»
Pues como es sábado, hoy tocan los duelos y quebrantos.  

    Ingredientes: 2 huevos, chorizo o chistorra y tocino de cerdo o panceta

Lo primero que tenemos que hacer es cortar bien pequeña la chistorra y el tocino de cerdo. A continuación lo ponemos en una sartén a fuego 6/10, para que se haga poco a poco y se vaya deshaciendo soltando toda la grasa. Una vez están hechas la chistorra y el tocino retiramos parte de la grasa sobrante, haciendo que queden en la sartén más o menos 3-4 cucharadas, y agregamos dos huevos batidos con una pizca de sal y empezamos a mover sin parar, para que haga revuelto y se mezcle todo bien. Aquí al gusto del consumidor, hay gente que lo prefiere más cuajado y gente a la que le gusta que quede más líquido. 

 

Feliz sábado, sabadete... se me comporten (y lo gusten).
Saturnino 

Voy a picar algo, que me ha entrado una gusa salvaje.

6 comentarios:

Zelenia dijo...

Está buenísimo!! Voy a probar unas cuantas!!
que se ven muy buenas

SATURNINO dijo...

dale tu primero y si sale bueno ya nos dirás y me iré animando

La Motte dijo...

Yo me animare con los duelos. Y quebrantos. Del ilustre hidalgo

Deyanira Díaz dijo...

Me encanta ésta entrada, dónde han visto ustedes que la historia se puede saborear? Cosas de Satur.

Un abrazo grande.

SATURNINO dijo...

Pasé el test de la zabarbada. No tenía cilandro y lo sustituí por perejil (supongo que no es lo mismo). Le tuve que echar algo más agua que esa cucharada que dice la receta, antes de echarle la harina ya estaba demasiado espesa: un par de chorritos y basta. El resultado está bien aceptable como antipasta. Ojo sale demasiada cantidad para ello, no hay forma de comerse todo eso en plan picoteo

Llamadme Pol... dijo...

Pienso hacer alguna de estas recetas y ya os contaré. Aunque de momento, tengo el horno fuera de combate... O_o

¡¡ Rico rico todo !! : )