martes, 4 de septiembre de 2012

Comida afrodisíaca venezolana para el verano





Hola a todos nuestros fieles e infieles lectores, siguiendo con la tónica de la comida instaurada por nuestro queridísimo amigo Saturnino, hoy les tengo palabras para degustar y subir la temperatura de sus feromonas. En Venezuela existen algunas comidas, muy populares en el verano por cierto, que son afrodisíacas. Vamos a hacer una lista:

1.- El Chocolate de Chuao: Dicen que el chocolate es el afrodisíaco número uno de la humanidad, ya que produce en el cuerpo un efecto similar a las endorfinas. Induce en las personas un sentimiento de bienestar ya que mantiene el estado de alerta, alivia el cansancio, y realmente posee sustancias que liberan el placer como la teobromina, la feniletilamina (sustancia sintetizada por el cerebro en momentos como el orgasmo) y la anandamida, causante de bienestar general, además mejora los niveles de dopamina, sustancia asociada a la excitación y el placer sexual. Chuao es una de las zonas costeras de Venezuela dónde se cultiva el mejor cacao del mundo (con denominación premium), materia prima para la elaboración de los más exquisitos chocolates a nivel mundial. La zona fue reconocida como Patrimonio Cultural y Natural. Comerte un chocolate en Chuao no es igual a comerte un chocolate en cualquier otro lugar del mundo, pues en Chuao su sabor se mezcla con el aire del mar y el ritmo de los tambores que resuenan con fuerza estimulando el deseo sexual, la voluntad y el poder del hombre. Si siente algo de curiosidad puede ver la película “Chocolate” (2002), allí conocerá los secretos de éste extraño fruto, regalo de los aztecas, mezclado con una historia de amor y mitos religiosos.
 

2.- El famoso rompe-colchón: Bueno, ¡qué les puedo decir si el nombre lo describe por completo!  Cada vez que voy a la playa me encuentro con unos señores ofreciendo éste platillo a viva voz “rompe-colchón, vuelva-a-la-vida, 7 potencias”, caminando bajo el sol sobre la arena caliente. Es un pasapalo (aperitivo), que se sirve en Venezuela a lo largo de su faja costera y en sus islas e islotes, allí, debajo de las sombrillas coloridas que casi tocan el mar. Generalmente lo ofrecen los mismos pescadores o algún familiar o amigo de éstos. Los colocan en envases de plástico desechable y los meten en una cava con hielo y limones enteros. Son de preparación casera. Consiste en un cóctel que contiene ostras crudas, mariscos, calamares y diversos tipos de ostras marinadas en una salsa a base de vinagre, tomate y ají picante. Al momento de la venta, lo entregan con un limón partido en cuatro pedazos para que se lo añada a su platillo si así lo desea. Las ostras contienen un alto contenido de zinc, sustancia que eleva los niveles de testosterona y estrógenos. Es toda una tentación; si se anima, asegúrese de tener muy cerca a su pareja. En éste enlace tienen la receta y la breve reseña de un turista:http://www.taringa.net/posts/recetas-y-cocina/8291039/El-Afrodisiaco-Venezolanos-Rompe-colchon.html  


3.-  Ron de Ponsigué. Siempre que visito la casa de mi tía Aura, una señora que siempre está muy alegre y que silba imitando muy bien el canto de los pajaritos,  me encuentro en la cocina con una botella muy peculiar llena de un líquido marrón, denso y lleno de frutas y condimentos como la canela y los clavos de olor. Este licor  tiene un alto grado de alcohol, se sirve seco en vaso pequeño y es muy popular en la zona de Zulia, Lara y Falcón. Mi tía es muy cuidadosa con esa botella, ofrece el Ron de Ponsigué muy pocas veces y en muy pocas cantidades, además de alertar que “eso no es para los muchachos sino para la gente grande”. Se prepara con ron, pero cuando éste se sustituye por Cocuy como sucede en el estado Falcón, adquiere sus propiedades afrodisíacas. He aquí la receta. http://recetasprobadasyaprobadas.blogspot.com/2011/02/ron-de-ponsigue.html


4.- El Cocuy: Es una bebida muy autóctona de los estados Lara y Falcón. Alguna vez conocí a un profesor barquisimetano de filosofía cuya bebida predilecta era el Cocuy. Siempre se le podía ver en los alrededores del Ateneo de Caracas, o en algún rincón del boulevard de Sabana Grande con su botellita de cocuy en la mano cual borrachito de plaza. Por lo general andaba solo, pero siempre decía que tenía más de una pareja, aún y cuando ya había pasado sus 60 años. ¿Mito o realidad? Dicen que ésta bebida incrementa la fertilidad femenina.  El Cocuy es una planta parecida a la sábila. Se prepara mezclando el jugo de cocuy con guarapo de papelón para que fermenten juntos, se combinan los alcoholes naturales y luego se destila, generando su sabor y olor característico.


5.- La Catara: En el viaje que realicé al Amazonas, una de las muchas cosas curiosas que encontré fue una botella llena de un líquido parecido al jugo de tamarindo pero a base de extracto de yuca amarga, especias y pedazos de grandes hormigas rojas, es un picante muy intenso. En Venezuela, a dichas hormigas se les llama “bachaco culón”, que constituyen las hormigas cortadoras, se les encuentra en la profundidad de la selva y los “cazan” de la misma manera que los monos lo hacen con las termitas en África: introduciendo una rama delgada en el agujero que lleva a su cueva. Dicen que es un afrodisíaco muy potente usado por los indígenas y que debe agregarse con moderación a las comidas (aunque los indígenas esparcen generosas cantidades de éste líquido en su torta de casabe). En USA conocí a un mexicano llamado Alfonso al que le regalé una botella, y le encantó, y cómo imaginarse lo contrario, a los mexicanos les gusta el picante y los insectos en las comidas. Se consigue en el Mercado Indígena de Puerto Ayacucho y en algunas tiendas del Hatillo como Hansi. Su receta es un secreto indígena procedente de la tribu Baniva.

6.- Mezcla de 36 variedades de ají picante de la selva amazónica. Dicen que es un poderoso estimulante que actúa sobre el clítoris. Atención chicas, este alimento es para ustedes. Se consigue en el Mercado Indígena del Amazonas.

7.- El aguacate. Además de ser muy refrescante para el verano y combinar muy bien con las lechugas en las ensaladas, este alimento tiene el poder de transmitir una sensación de bienestar. A mí me encanta y lo como siempre, y la alegría que me produce no sé si es proveniente de sus componentes químicos o de los recuerdos, ya que mi abuela Prudencia tenía cuatro árboles en su jardín y nunca faltaba en su mesa (te quiero abuelita que estás en el cielo).


!Un beso enorme para todos!

Martina

2 comentarios:

SATURNINO dijo...

Apañaditos estamos. Soy alérgico al marisco, luego el rompe colchones na de na. No me gusta el aguacate.
Me seguiré centrando en el chocolate.

Al sur de Salamanca, en las Hurdes, se puso muy de moda un mejunge preparado por un tal Tío Cirilo, que se llama el CIRIPOLEN (más en google, supongo)

Llamadme Pol... dijo...

Me ha encantado la entrada y eso que no soy muy de cosas sexienergizantes, jajaja. No, en serio, me apunto lo de visitar Venezuela cuando acabe el rollo este de la crisis, el chocolate ( muy fan ) y el rompe colchones, que tiene una pinta sensacional !!!