sábado, 28 de abril de 2012

CIUDADES Y OTROS LUGARES QUE YA EXISTEN (PORQUE UNA VEZ SE IMAGINARON).

El título del libro del que habla Martina en la entrada anterior, "Ciudades que no existen", me ha incitado a dar un paseito turístico por lugares literarios.

Vamos de viaje por todo el mundo:

Primero en Londres, en el 221b de Baker Street. Es decir en la mismísma casa del más famoso de los famosos detectives.


Sin salir de Londres. Estamos en la estación de Kings Cross. En concreto en el andén 9.3/4. Desde donde se tomaba el tren para ir al colegio de magia más conocido del mundo.
 

Esta es Aracatana, al norte de Colombia. En un referendum decidieron no cambiar el nombre del pueblo. La propuesta era cambiarlo por el de Macondo, el pueblo de "Cien años de soledad". Y es que Aracatana es el pueblo natal de García Márquez.


En Maiendfeld (Suiza) se encuentra la mismísima casa de Heidi. Por cierto la foto es del blog de nuestra amiga Lusika (no es raro tiene fotos de todo el mundo entero).


En la madrileña calle Arenal, en el número 8, vivía el Ratoncito Pérez. Allá tiene su placa conmemorativa y su casa museo. Donde esté Pérez que se quite Michey.


Y en Rumanía, en plena Transilvania... ¿con el castillo de quién nos vamos a encontrar?


Sigamos con espacios abiertos: este es el bosque de Sherwood, donde las andanzas del ladrón justiciero de todos los tiempos.



 Y la isla "desierta" más ilustre de los náufragos. Se encuentra en Chile, frente a las costas de Valdivia.

 





 En Toledo, en Toboso, la casa de la segunda mujer más amada de la literatura mundial, Dulcinea...


Porque la primera está en Verona, la casa de Julieta, donde los enamorados pegan sus papelitos de amores eternos

 
 


 Y si seguimos con amores difíciles, me vengo a mi ciudad. Y en Salamanca encontramos el jardín de Calisto y Melibea, donde la Celestía preparaba sus tramas

 




 Y para terminar, también en Salamanca, el toro de piedra con la cabeza rota. Quien la rompió no fue otro que Lazarillo, el del Tormes, al que el ciego propinó un fuerte coscorrón para abrirle las luces de por vida.




 Feliz sábado, sabadete... se me comporten.
Saturnino.

¡Oye! me doy cuenta que acá todo el mundo hace su negociete turístico-literario menos los salmantinos. ¡A ver si espabilamos!




4 comentarios:

Deyanira Díaz dijo...

Tremendo viaje Satur, me encantó. Sitios reales que mueven la creatividad de los escritores. Pasa hasta en los mejores libros de ciencia ficción.

Besos.

Lusika dijo...

Es verdad, a ver si espabilamos los salmantinos, porque parecemos "tontos"!!

lusika12 dijo...

Por cierto, aquí te dejo el enlace de mi foto de la casa de "La Bella Durmiente" que está en Alemania :)

https://picasaweb.google.com/106257414257279903205/ElBlogDeLusika02#5503349127603292146

¡¡Espero que te guste!! :)

SATURNINO dijo...

¿La casa de la bella durmiente?
¡Eso sí que es vivir del cuento!