viernes, 2 de marzo de 2012

Lecciones

¿Como la vida nunca nos prepara para la muerte? Pase lo que pase, vivamos lo que vivamos, incluso si un ser querido se muere, nunca estamos preparados para la muerte de alguien cercano. Hay quienes se preparan para la muerte propia, tras una larga enfermedad, pero uno nuca esta listo para la muerte de alguien más, incluso cuando es esperada, peor si no lo es, la pena infinita nos embarga siempre, la sensación de vacío, de ausencia.

Los invito a pensar, en todas esas personas que de alguna manera estuvieron en nuestras vidas y que ya no están, en recordarlos con amor y dejarlos descansar en paz, que por algo ya no están por estos lados, pensar en ellos, brindar por su bienestar con el Altísimo y continuar...

La vida, es como una flor, nace de una semilla, crece poco a poco, yergue su tallo, y florece, hermosa y radiante, a veces alguien la corta, otras da semillas y muere en paz.

Cariños desde el fin del mundo
Sitiada, en esta región tan austral
Júpiter



P.D.: Aquí todavía es jueves!

4 comentarios:

Luis Ignacio dijo...

Salud!

Anónimo dijo...

¿Qué es la vida si no hay muerte tras la vida? ¿De qué sirve, si el que vive no lo sabe? ¿Qué es la muerte si no mueres por vivir para estar vivo?¡Sólo es muerte! Ya lo entiendo ... todo es vida, ¡hasta la muerte!.
PEPITOGRILLO

SATURNINO dijo...

El mayor miedo a la muerte (aparte del dolor propio y ajeno, pero es problema de la vida, no de la muerte) lo que más miedo me da es, lógicamente, el no estar, el no ser.
El no estar ya las personas queridas.
Y el no estar yo cuando ya esté muerte. Ya sé que es una obviedad, o el máximo del cotilleo, pero me da mucha rabia el perderme los finales de las películas el no estar y conocer lo que pase después.

Pedazo lío has preparado Pepitogrillo, casi casi te sale el teresiano vivo sin vivir en mi y tan alta vida espero que muero porque no muero.

7 planetas desorbitados dijo...

Vivimos con la muerte a cuestas, hay células cerebrales que se destruyen en el dolor o el miedo y ya no pueden ser reemplazadas. Pero considero que morir, desaparecer, no es doloroso, como si lo es estar muerto en vida. Pasar las horas vagando sin propósito, sin objetivos, lleno de vicios, eso si duele, claro, cuando se cae en la consciencia.