lunes, 1 de diciembre de 2008

LA CULEBRA DE LEITARIEGOS

Hoy os voy a contar una leyenda sobre la culebra de Leitariegos, para lo que no sepan donde queda Leitariegos os diré que está en las montañas de Laciana, a 15 km de Villablino , pertenece a León del que esta aproximadamente a unos 115km , aunque a la mitad de camino dentro de Leitariegos pasamos al principado de Asturias. Hoy en día Leitariegos es una estación de esquí con dos telesquis y tres telesillas, con cuatro pistas para la practica del esquí con un total de 5,2 km esquiables y una capacidad de 4.400 esquiadores a la hora. La estación cuenta con un albergue, con servicio de habitaciones y restaurante a píe de pista. Además en la comarca existen alojamientos de todos los precios y todas las categorías. Y ya situados os relataré una de las leyendas de este lugar.


Parece mentira que con cuatro alberguerías y hospitales en el puerto de Leitariegos y un derecho consuetudinario del Palo de los Pobres, habían dejado al pobre mendicante que un lejano día caminó por estos lomazos de Leitariegos, en una noche de celliscas de nieve, implorando la caridad cristiana de unas sopas de ajo y un asiento a la lumbre, y se le cerraron las puertas de las casas y de los corazones.

Cuando las gentes reaccionaron con arrepentiemiento fueron a buscar al pobre, que yacía inconsciente a la orilla de la laguna de Leitariegos.

Le reanimaron y abrigaron pero ya por muy pocos minutos, lo bastante para advertirles que su cayado o bordón sería el instrumento de su venganza. Al instante el cayado tomó vida y se transformó en una enorme serpiente que reptó vertiginosa hacia las aguas de la laguna, entre el asombro de las gentes.

El menesteroso les profetizó que el monstruo saldría de las aguas año tras año en la noche de San Juan devorando ganados y destrozando viviendas y solo se calmaría su furia si cada año en esa noche se le entregaba una doncella. Con esta amenaza en sus labios expiró el mendicante.

En los sucesivos años aparecía el cuélebre entre horrendos bramidos causando estragos en reses y viviendas y no tuvieron más remedio que entregarle una moza para calmar al bicho.

Pero un año, la doncella destinada al culebro era muy devota de la Virgen, quien le entregó un rosario con el que iba desgranando el rezo de las Avemarías camino de la laguna.

Cuando salió el culebro para raptar a la niña ésta le arrojo el rosario en torno a su cabezota y al instante se transformó en una fuente y pesadísima cadena que fue gravitando sobre el cuélebre hasta hundirlo definitivamente en la laguna y desaparecer para siempre, sin que hasta la fecha se tenga noticia de si permanece bajo las aguas de la laguna de Leitariegos.

Y esta es la leyenda de la culebra de Leitariegos, la laguna existe, y la culebra??? Habrá que ir a visitarlo para ver si la encontramos.

A parte de la culebra que evidentemente es leyenda a los que os guste la montaña y no conozcais la zona os la recomiendo es preciosa y se come genial en ella.

Espero que os haya gustado y sin más se despide la Luna , hasta la próxima semana.

6 comentarios:

SATURNINO dijo...

Qué manías las leyendas con las doncellas, por dios.
Por supuesto, ni idea de la leyenda, ni tampoco conozco la zona... habrá que escaparse algún fin de semana.
¿Tiene que ver algo con el cuélebre que cantaba Victor Manuel? (que por cierto no recuerdo ahora nada de la letra)

maría eugenia dijo...

yo es que soy muy simple y cuando se habla de doncellas me acuerdo siempre de Gracita Morales y el señoriiiitoooo

pero las leyendas me encantan, y esta tambien...

sin conocerlo, me atrevo a creer que mucho mas bonito seria Leitariegos sin pistas de esqui (las odio en general)

el blog, genial, como cada dia, seguid asi

besos y dulces sueños

Luna dijo...

Pues yo creo que no es el mismo cuélebre , pero quien sabe , más que nada porque según victor Manuel solo hablaba en inglés,pero.... igual con el tiempo aprendió más idiomas, y para que refresques la menmoria aqui te dejo la letra original de esa danza del cuélebre

Dicen que el cuélebre tién les escames de un pez
que vive dentro del ríu y que naide lu ve.
La última vez que lu vieron anduvo en el pueblu
en disfraz de gaiteru,
díba cargáu con espejos que fáen al mirálo
lo grande pequeñu.
Dicen que el cuélebre tién les escames de un pez.

Dicen que el cuélebre parla na más que en inglés
pero tá diendo a aprender a parlar del revés
pa no entendése con naide ni en chino ni en bable
sobren les palabres, que les palabres enreden
y tornen oscures les buenes idées.
Dicen que el cuélebre parla na más que en inglés

Páliru, páliru, páliru, páliru, páliru, páliru...¡cuélebre!
Páliru, páliru, páliru, páliru, páliru, páliru...¡cuélebre!

Dicen les lengües que el cuélebre ye un travestí
pero él repite a tol mundo: "Ficiéronme así,
puéo ladrar como un perru, nadar como un pez,
o volar como un cuervu, gústame andar les caleyes
calzando madreñes trás de les muyeres".
Dicen les lengües que el cuélebre ye un travestí.

Dicen que el cuélebre tién les escames de un pez
alguien lu vió aparecer arrastrando los piés,
con un sayón coloráu, un candil apagáu pa asustar a los nenos,
pero los más atrevíos acérquense a él pa tirái de los güevos.
Dicen que el cuélebre tién les escames de un pez.

miguel angel dijo...

la noche de san juan siempre ha dado mucho de si para las leyendas, en el ibon de plan tambien hay una, un ibon es un lago pirenaico, pero en ese es al contrario lo que sale de alli la noche de san juan es una mora que se hace con los hombres que se atreven a ir y los seduce y claro luego pasa lo que pasa, que una vez seducido ya las cosas no son igual, pasa como de novios a casados.
yo tampoco he estado en leitariegos, en somiedo, teverga, ubiña, muy cerca si, pero ahi no, seguro que merece la pena como toda la zona esa limitrofe entre leon y asturias
el cuelebre del victor manuel me recuerda a mi años mozos
pues nada, a seguir en la brecha
lo de las leyendas siempre esta muy bien y haberlas haylas
muaks

El último samurai bancario dijo...

Cada zona tiene su propia leyenda en la noche de San Juan. Es una noche mágica.

Saludos

SATURNINO dijo...

Pues ciertamente no tenía que ver nada un cuélebre y otro.
Y ciertamente no me acordaba de nada de la canción del cuélebre.
Joer Miguel!!! y me cuentas ahora lo del ibón de la Mora!!! haber avisado!!